Opel y Segunda Guerra Mundial

Opel durante el régimen nazi y la Segunda Guerra Mundial

En nuestro anterior artículo sobre la historia de la marca de automóviles Opel apuntábamos cómo la década de los veinte finalizaba para la marca alemana con su entrada en bolsa y con la compra del 80% de sus acciones por parte de General Motors y por un montante de alrededor de 26 millones de dólares. La llegada de la nueva década, por su parte, supuso la compra del 20% restante de las acciones de Opel por parte de la multinacional estadounidense.

En estos años, Opel producía el camión Blitz al tiempo que se convirtió en el primer fabricante en establecer una escuela de formación post-venta. Blitz en alemán significa rayo. Al dar dicho nombre a ese camión al empezar a producirlo en 1930 y tras celebrar un concurso para elegirlo, Opel convertía el rayo en símbolo fundamental de lo que iba a ser su logo.

Llegado el 1934, Opel ofrecía cuatro versiones del modelo básico del Blitz, un camión de una tonelada, y catorce versiones del modelo superior, que salía al mercado con 2 y 2,5 toneladas. Cuando llegara la Segunda Guerra Mundial, el Blitz se convertiría en un camión especial para el régimen nazi. No en vano, las autoridades del régimen de Hitler ordenarían que la producción del famoso camión de la Opel se realizara en una factoría de Brandeburgo. Allí, y para proveer de vehículos al ejército alemán, se llegaron a fabricar 130.000 Opel Blitz hasta 1944.

Paralelamente a la fabricación del Blitz, Opel presentó también el Olympia. Este modelo de Opel fue el primer vehículo alemán que presentaba de serie carrocería y bastidor integrales de acero. Gracias a ello, el Opel Olympia podía, aparte de pesar menos, tener una mayor seguridad pasiva. El Olympia, además, se construía empleando un nuevo procedimiento de montaje en cadena y gozaba de una mejor aerodinámica.

Opel Olympia

Gracias a la constante renovación tecnológica y a la aplicación en todo momento de los sistemas de producción más avanzados, Opel consiguió convertirse en la primera marca alemana en superar la cifra de los 100.000 vehículos fabricados anualmente.

El primer Kadett

En 1936, Opel lanzó al mercado la primera generación del que estaba llamado a ser, hasta la llegada del Opel Astra en 1991, el superventas por excelencia de la marca alemana. Estamos hablando del Opel Kadett, un vehículo que vio la luz con un motor de 1074 cc y que se convirtió, rápidamente, en todo un éxito de ventas. Líder en el país, en 1940, cuatro años después de su lanzamiento al mercado, del Opel Kadett, en todas sus versiones, se habían vendido 107.608 vehículos.

Opel Kadett 1938

En 1937, Opel decidió dedicarse en exclusiva a la fabricación de vehículos a motor. Fue entonces cuando decidió vender la división de bicicletas, que aún mantenía, a la empresa NSU.

El crecimiento de Opel permitió a la empresa alemana emplear a más de 25.000 operarios al llegar el cambio de década. Fue precisamente en ese momento, en 1940, cuando Opel llegó a fabricar su coche un millón. Fue un Opel Kapitän, un automóvil de lujo del segmento E que Opel había empezado a fabricar dos años antes y que había sido presentado en el Salón del Automóvil de Ginebra en la primavera 1939.

La Segunda Guerra Mundial

El estallido de la Segunda Guerra Mundial impactó de lleno, como no podría ser de otro modo, sobre el funcionamiento y la historia de todas las marcas automovilísticas alemanas y, entre ellas, sobre Opel. Para empezar, y atendido a una directiva del régimen nazi, Opel suspendió la producción de turismos para dedicarse a producir, aparte de los camiones Blitz, cabinas de mando, depósitos de combustible antibalas para aviones de combate y trenes de aterrizaje. En las factorías de Opel se fabricaron bombarderos Ju-88 y componentes para tanques y submarinos.

El cambio de tipo de producción de Opel convirtió sus instalaciones en objetivo militar para los aliados. Así, el avance de la guerra resultaría catastrófico para Opel: la factoría de Brandeburgo fue reducida a escombros y la de Rüsselsheim sufrió graves daños debido a los bombardeos de las tropas aliadas.

Finalizada la Segunda Guerra Mundial, la maquinaria utilizada para el montaje del Opel Kadett fue trasladada a la URSS en concepto de reparaciones de guerra. Dicha maquinaria sirvió después de base al régimen de Stalin para fabricar el Moscovitch 400.

Opel, sin embargo, gozaba de músculo suficiente como para recuperarse rápidamente del desastre. Sin ir más lejos, un año después de finalizada la contienda Opel ya había lanzado al mercado un Blitz de 1,5 toneladas y en 1947 ya había retomado la producción de vehículos comerciales. Los años cincuenta y sesenta dejarían constancia del imparable resurgir de Opel y del lugar estelar que iba a ocupar en la industria automovilística alemana de las siguientes décadas.

Berliner Dom
La catedral de Berlín
ANTERIOR
Versión 2019 del Mercedes-benz GLC
Mercedes-Benz GLC 2019
SIGUIENTE

enviar comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *