Cinco postres típicos de Alemania

No hace mucho dedicamos en nuestro blog un artículo a las comidas típicas alemanas. En aquel post intentábamos realizar un listado de cuáles son las comidas que caracterizan la gastronomía alemana para, de ese modo, proporcionar una mínima guía sobre qué platos debería solicitar toda aquella persona que, visitando Alemania, deseara hacerse una idea sobre cómo es la gastronomía del país. En aquella ocasión, sabedores de que una comida no puede darse por completamente concluida hasta que no se le ha puesto la maravillosa guinda de un buen postre, ya anunciábamos que en un futuro más o menos cercano dedicaríamos uno de nuestros textos a los postres típicos alemanes. Pues bien: ese momento ha llegado. Este artículo está dedicado a ellos.

Acercarse a los platos típicos de la repostería alemana es acercarse a un inacabable universo de postres en los que los productos lácteos tienen una presencia fundamental. Se habla de que existen más de trescientas modalidades de tartas, pasteles y postres en los que el chocolate, las frutas y el queso tienen una presencia destacadísima. Sabedores, pues, de lo extensa que puede ser la carta de postres en un restaurante o en una pastelería de Alemania, en este artículo hemos seleccionado para nuestros lectores cinco de entre los más populares.

Baumkuchen

Llamado popularmente “Köning der Küchen” o “Rey de las Tartas”, el baumkuchen es un postre típico alemán que, de alguna manera, recuerda al bizcocho tradicional pero que, al revés que aquél, está hecho sin levadura y presenta un hueco en el medio.

La traducción de la palabra baumkuchen viene a decir algo así como “pastel de árbol”. Al llamarlo así, lo que se está haciendo es aludir al hecho de que este postre típico de Alemania está hecho por capas, lo que, una vez cortado, hace recordar a los anillos que se ve en los troncos de los árboles cuando se les corta.

baumkuchen

Original de la región de Sajonia, el baumkuchen cuenta con, al menos, seis siglos de antigüedad. De hecho, se han encontrado recetas de él que datan del siglo XV. ¿Sus ingredientes? Mantequilla, vainilla, huevo, azúcar, harina, almendras, limón con un toque de miel y/o algún licor. Al final, el baumkuchen suele llevar una fina capa de chocolate glaseado.

Kaiserschmarrn

Si el baumkuchen es el postre típico de Sajonia, el kaiserschmarrn es el postre típico del sur de Alemania. Original de la época del Imperio Austrohúngaro, este postre típico de la repostería alemana se come mucho tanto en la región de Baviera como en el Tirol o en Austria.

El kaiserschmarrn es una especie de crep o de pancake que lleva pasas, manzana, almendras y azúcar y que está cubierto con mermelada o confitura. Este postre suele comerse con frutas de temporada troceadas y se puede servir también con helado. Cuando se sirve así, se suelen mezclar todos los ingredientes dando un resultado maravillosa y deliciosamente tibio.

Al kaiserschmarrn se le suelen dar varios orígenes, todos ellos relacionados de un modo más o menos directo con la figura del “kaiser” o emperador. No en vano, la palabra que da nombre al postre está compuesta de los términos “kaiser” y “schmarrn”. “Schmarrn” es un término coloquial austro-bávaro que se utiliza para indicar que algo gusta en grado extremo.

Pastel de manzana o Apfelstrudel

Si hay un postre típico alemán que haya alcanzado fama internacional ése es, sin duda, el apfelstrudel, apple strudel o pastel de manzana. Originario del siglo XVIII (aunque se dice que puede estar inspirado en platos propios del mundo árabe y del imperio otomano), este postre es típico, también, de la zona sur de Alemania.

El pastel de manzana es un postre que se acostumbra a servir caliente y que está hecho de hojaldre relleno de compota de manzana con pasas, canela y un toquecito de ron. Al servirlo, el apfelstrudel suele acompañarse de natillas ligeras, crema de vainilla o helado.

Schwarzwälder Kirschtorte o Pastel de la Selva Negra

Si hay un plato de repostería alemán famoso en el mundo entero, más allá de la tarta de manzana, es el Pastel de la Selva Negra o Schwarzwälder Kirschtorte. Natural de la Baja Sajonia, esta tarta típica alemana se elabora con varias capas de bizcocho de chocolate embebido en kirsch e intercaladas con nata y mermelada de cerezas. Recubierta de crema chantillí, virutas de chocolate y cerezas, su nombre en alemán significa “torta de cerezas de la Selva Negra”.

tarta de la Selva Negra

Pese a tener un nombre típicamente alemán, Suiza reclama la autoría de este famosísimo pastel. Según los suizos, la tarta de la Selva Negra fue creada en 1915 por el maestro pastelero Josef Keller, del cantón de Basilea.

Pudin de Welf o Welfenspeinse

La casa de Welf o antigua Casa de Baviera tenía como enseña un estandarte con dos colores: el blanco y el amarillo. Esos dos colores son, precisamente, los que identifican al pudin de Welf, un postre típico alemán que, tal y como su nombre indica, es un pudin.

Este pudin consta de dos capas. La capa inferior está compuesta por leche, huevo y vainilla y tiene un grosor de entre cuatro y cinco centímetros. La superior, por su parte, consiste en una fina capa de crema de vino que se elabora con yema de huevo, vino blanco y unas gotas de zumo de limón. Para elaborar el pudin de Welf, la segunda capa debe colocarse sobre la primera cuando ésta está fría.

pudin de Welf

Otros postres muy populares en Alemania, y de los que tal vez hablemos en otra ocasión, son el käsekuchen o pastel de queso, el grutze rote (que es una mezcla de frutas rojas), el quekspeise (o mezcla de arándanos, fresas, limón, nata y pistachos), las berlinesas (o bolas rellenas de crema o nata) y, finalmente, la frankfurter kranz o corona de Frankfurt, un postre típico alemán que consiste en una tarta de crema con forma de roscón y elaborada con varias capas de bizcocho y crema de mantequilla, espolvoreada con almendras, avellanas y/o nueces y adornada con guindas.

Si viajas a Alemania, te recomendamos no perderte el placer de saborear algunos de estos postres típicos alemanes.

Volkswagen T-Cross
VW T-Cross: el SUV urbano de Volkswagen
ANTERIOR
Opel con cohetes de propulsión
Historia de Opel: de las primeras cadenas de montaje a los cohetes de propulsión
SIGUIENTE

enviar comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *