Aquí tienes la mejor selección de escobillas limpiaparabrisas de nuestra tienda online. Siempre los precios más baratos en los mejores productos de internet.

Escobillas delanteras


Escobillas traseras


Un elemento económico pero de gran importancia son las escobillas de los limpias, en caso de lluvia y que no estén en buenas condiciones, se puede ver comprometida nuestra seguridad. Es por ello que tendremos que revisarlas periódicamente y cambiarlas cuando sea adecuado. No esperes nunca a que te avisen en el taller o en la ITV, es un mantenimiento sencillo que cualquier persona puede realizar.

Escobillas limpiaparabrisas

Escobillas limpiaparabrisas: importancia y forma de instalarlas

Tener una buena visibilidad es una de las condiciones básicas de nuestra seguridad al volante. Que el parabrisas esté limpio es, pues, fundamental. De su limpieza se encargan, en buena medidas, las escobillas limpiaparabrisas. Mantenerlas en buenas condiciones y tener lleno el depósito del limpia son dos obligaciones que todo buen conductor debe cumplir.

Las escobillas del limpiaparabrisas sufren un continuo desgaste. Su uso en invierno, cuando llueve o nieva, provoca dicho desgaste, que se ve incrementado por los efectos nocivos que sobre ellas tienen el calor y los rayos UVA. Esta combinación de elementos nocivos provoca que la goma de los limpias se vuelva porosa. Realizar un cambio periódico de las escobillas nos permitirá gozar de unos parabrisas limpios y, por tanto, de una buena visión al volante, y evitará que unos limpias en mal estado puedan acabar dañando la luna de nuestro coche.

Limpiaparabrisas

¿Cuándo debemos cambiar las escobillas del limpiaparabrisas?

Hay quien recomienda cambiar las escobillas una vez al año. En verdad, todo dependerá del uso que se dé a las mismas y de su exposición a los cambios climatológicos. Siempre se deteriorarán antes los limpias de un coche que esté aparcado habitualmente en la calle que los de uno que lo esté en un garaje. También se estropearán antes aquellas de un coche que habitualmente se halle en un lugar de altas temperaturas veraniegas que aquél que, por el contrario, pase los veranos en lugares de temperaturas más suaves.

Así, ¿cuándo debemos cambiar las escobillas? Cuando observemos algunas de las circunstancias siguientes:

  • Las escobillas hacen ruido: Cuando los limpias hacen ruido es porque algo no funciona como debiera. Ese ruido indica el deterioro de la goma o, en su caso, una excesiva presión de la misma sobre el cristal. Este fenómeno puede producirse por los cambios de temperatura o por la acumulación de suciedad. Esta acumulación provocaría un desajuste en la posición de la escobilla y en el brazo del limpia.
  • Las escobillas no limpian bien: Lógicamente, unas escobillas que no cumplen su función son unas escobillas que deben reemplazarse.
  • Las escobillas dejan estrías en su recorrido: Si el caucho que compone los limpiaparabrisas tiene cortes, aquéllos, al realizar su recorrido, dejan estrías sobre la luna del vehículo.
  • El cristal se empaña: Que el cristal de la luna delantera del coche se empañe por su parte exterior nos indica un fenómeno: que el caucho del limpia se ha endurecido y, a consecuencia de ello, no gira como sería conveniente.
  • Las escobillas presentan alguna fisura o rugosidad: Nos bastará con pasar un dedo sobre la escobilla para detectar esa fisura o esa rugosidad que impide que la escobilla cumpla correctamente con su función.

Cualquiera de los motivos expuestos nos indica que se deben cambiar las escobillas del coche. Un buen momento del año para hacerlo es cuando empieza el mal tiempo. Eso sí: si ves que tus limpias funcionan mal, no esperes para cambiarlos. Si lo haces, estarás permitiendo que los puedan dañar el cristal delantero de tu coche.

Cambiar escobillas limpia

¿Cómo cambiar los limpias?

Una vez sepamos qué modelo de escobilla es el adecuado para nuestro coche, podremos proceder a comprarlo e instalarlo, algo que es relativamente sencillo.

Para instalar las escobillas de los limpiaparabrisas, levantaremos primero cada uno de los brazos de los limpias. En la mayoría de los casos, hay un clip de sujeción que nos permite liberar la escobilla en cuestión. Una vez liberada, podremos tirar de ella para extraerla.

Hecho esto, procederemos a colocar la nueva. Para ello, deberemos introducirla en sentido inverso al que fue sacada y se deberá tirar de ella hasta que se oiga el clic del clip de sujeción.

En otros casos, el sistema de montaje es diferentes. En la práctica totalidad de los casos, dicho sistema viene explicado con un dibujo ilustrativo en el packaging del kit de escobillas.
A la hora de comprar escobillas para limpiaparabrisas debemos fijarnos en si las que vamos a comprar son escobillas delanteras o escobillas traseras.

Instalar las escobillas de los limpiaparabrisas

Mantenimiento de las escobillas

Para que los limpiaparabrisas estén en perfecto estado y duren más debemos velar por su mantenimiento. Para mantener en buen estado las escobillas debemos limpiar la luna del coche a menudo. Así evitaremos que la suciedad que se acumula en ella se transfiera a los limpias cuando éstos entran en contacto con ella.

También es aconsejable retirar las escobillas una vez al mes de los brazos de los limpias para, así, poder limpiarlas. Para hacerlo se aconseja utilizar un trapo humedecido con limpiacristales. Gracias a la doble acción del limpiacristales y el trapo (o, en su caso, una esponja) conseguiremos eliminar aquellos rastros de suciedad o polvo que se hubieran acumulado en la goma de las escobillas.

Algo que no debemos hacer nunca, si queremos mantener los limpiaparabrisas en buen estado, es accionarlos cuando la luna está repleta de nieve o hielo. Lo que conseguiremos, si los accionamos, es acelerar su desgaste. Para retirar ese hielo deberemos activar el botón de descongelación de los cristales, que forma parte del sistema de climatización del coche. Una vez el hielo se haya convertido en agua podremos hacer que las escobillas de goma la retiren.

Siguiendo estos consejos, y exponiendo lo menos el coche, cuando esté apartado, a los rigores del frío y el calor, conseguiremos prolongar la vida de nuestros limpiaparabrisas. Cuando ésta dé síntomas de haber finalizado, no lo dudes: compra unas escobillas nuevas e instálalas. Es tu seguridad la que está en juego.

Sustituir escobillas limpiaparabrisas