Uno de los lugares con mayor éxito turístico del estado de Baviera es Lindau, la ciudad alemana más al este del lago Constanza, un lago de más de 500 kilómetros cuadrados de superficie y en cuyas aguas se miran tres países: Suiza, Austria y Alemania.

Construida en su mayor parte sobre una isla del lago, Lindau es una bella ciudad medieval cuajada de bellos rincones y que está unida a la tierra firme por un viaducto y un puente. La ciudad es, junto a Múnich, Mittenwald y el castillo de Neuschwanstein, uno de los lugares de ineludible visita en el estado de Baviera.

En este artículo vamos a hablarte de su historia y de sus principales reclamos turísticos.

Historia de la ciudad

Los orígenes históricos de Lindau hay que buscarlos en el momento en que en Insel (la isla de la que hablamos y sobre la que está asentada la ciudad) se ubicó un convento de monjas allá por el año 800. La primera referencia a la ciudad, sin embargo, data de ocho décadas después.

Fue en el siglo XIII cuando esta ciudad de Baviera obtuvo la categoría de ciudad imperial. El comercio lejano mantenido con Italia hizo de esta ciudad una de las más prósperas de la zona. La prosperidad de la ciudad fue tal que hasta recibió el sobrenombre de “la Venecia suabia”. Suabia es una región histórica y cultural del suroeste de Alemania que, en la actualidad, estaría repartida entre los estados de Baviera y Baden Wurtemberg.

Esa preponderancia económica le duró a Lindau hasta el momento en que las rutas comerciales cambiaron para dirigirse hacia los puertos marítimos. Un cambio de ese tipo hizo que los mejores días de Lindau pasaran a la historia.

A la historia pasó también su independencia tras la invasión napoleónica. Utilizada como moneda de cambio entre las potencias europeas del momento, la ciudad pasó a formar parte del reino bávaro al poco de iniciarse el siglo XIX.

En la actualidad es uno de los grandes símbolos de Baviera y uno de los lugares turísticos más visitados de Alemania. Su conjunto arquitectónico está protegido por el Estado.

Lindau

El puerto de Lindau y la Reichsplatz

Entre los lugares turísticos más destacados de Lindau podemos distinguir su puerto. El puerto de Lindau fue construido en la parte sur de la isla en 1811.

Es en un extremo de su muelle donde, emplazada sobre un pedestal de seis metros de altura, se halla la escultura en mármol del león de Baviera. Este símbolo bávaro fue añadido al puerto en 1856, al mismo tiempo que se añadió el faro que actualmente luce a la entrada del puerto y que tiene 33 metros de altura.

Si hay un lugar frecuentado en Lindau es el paseo junto a este puerto, un paseo que pasa junto al astillero, un puerto velero y de yates y una de las piscinas más famosas de la ciudad, las piscinas Römerbad.

Otro de los rincones turísticos de Lindau es la Reichsplatz. En esta bella plaza podemos encontrar la Lindavia Brunnen o Fuente de Lindavia. Realizada en mármol rojo, esta fuente está dedicada al monarca Ludwig II y muestra cuatro figuras que simbolizan a la horticultura y la viticultura, la pesca, la agricultura y el transporte.

Tras esta fuente, en un extremo de la plaza, se alza el antiguo Ayuntamiento de Lindau.

Por los alrededores del romántico callejón Fischergasse el turista que visite esta bella ciudad bávara encontrará la Plaza de los Descalzos o Barfüsserplatz. A esta plaza se le llama así porque era en ella donde, en el siglo XIII, se hallaba ubicado el convento de los minoritas.

Ahora, sobre los terrenos en que se hallaba la iglesia del histórico convento se alzan un teatro y una sala de conciertos. Al final de este callejón se alza un muro de defensa de la vieja Lindauy, a continuación de él, el parque municipal. Dentro de este parque podemos encontrar el casino.

Otros encantos turísticos de Lindau

Además de callejear por la zona anteriormente descrita, el viajero que acuda a Lindau también podrá visitar los siguientes rincones:

    • Marktplatz o Plaza del Mercado. De pequeño tamaño, esta plaza está directamente unida a otras pequeñas plazas que parecen abrirse entre las diferentes iglesias que se amontonan en esta zona. Entre dichas iglesias podemos destacar la iglesia parroquial evangélica Stephanskirche y la parroquial católica Münster unserer Lieben Frau. En esta zona podemos destacar también edificios como el Haus zum Cavazzen, imponente edificio barroco que alberga el Stadtmuseum, un museo de historia local que cuenta con pinturas del siglo XVIII y esculturas de los siglos XV y XVI.
    • Maximilianstrasse. En esta calle, considerada la calle principal de Lindau, vivían los grandes comerciantes y los patricios de esta bella ciudad a orillas del lago Constanza. El turista que pasee por esta calle podrá disfrutar contemplando un abigarrado catálogo de fachadas renacentistas y góticas.

Calles de Lindau

  • Bismarckplatz. En esta pequeña plaza se halla el antiguo ayuntamiento de Lindau. Reformado varias veces a lo largo de los siglos, posee una voluminosa biblioteca en su planta baja. En este edificio se encuentra también el archivo municipal.

Más allá de disfrutar de los múltiples encantos turísticos de Lindau, quien visite esta bella ciudad alemana puede gozar dando un maravilloso paseo en barco por el lago Constanza. Contemplar, a lo lejos, en la otra orilla del lago, los perfiles de los Alpes es un espectáculo de esos que solo puede brindar la naturaleza.

Desde Lindau, son varias las rutas que pueden escogerse para realizar un recorrido en barco por el lago Constanza.