Bremen: algo más que la ciudad de los músicos

¿Cuántos rituales para conseguir los favores de la suerte existen en el mundo? Sin duda, muchos. En Bremen, una ciudad alemana situada en el noroeste del país y a poco más de cien quilómetros al suroeste de Hamburgo, el ritual tiene un algo de homenaje literario: consiste en acercarse a una escultura formada por un burro, un lobo, un gato y un gallo que están colocados, unos sobre otros, formando una pirámide, y, una vez ante dicha escultura, agarrar con las dos manos las patas del asno para a continuación, y con los ojos cerrados, pedir un deseo. La estatua de la que hablamos, cita ineludible de todos los turistas que visitan Bremen, sirve para rememorar Los músicos de Bremen, la famosa fábula de los hermanos Grimm.

Fundada hace más de 1.200 años sobre una suave colina que hunde sus pies en las aguas navegables del río Weser, que desemboca en el mar del Norte apenas 100 km hacia el norte, Bremen fue durante mucho tiempo, y pese a ser una ciudad de interior, el principal puerto pesquero de Alemania. Y es que los efectos de la marea llegan a notarse, incluso, en Bremen. Y si no lo hacen más es porque el río posee un sistema de esclusas aún en activo.

Durante décadas, Bremen se halló ubicado en el camino natural que seguía la producción vinícola del sur del país en su camino hacia la exportación. Sólo con la llegada del siglo XIX el puerto fluvial de Bremen perdió importancia y capacidad de dar abasto a todos los movimientos comerciales de la época. Al hacerlo, entregó su protagonismo al puerto de Bremerhaven, más grande y ubicado ya en la misma desembocadura del río Weser. Quien ahora visite Bremen, en su puerto, que llegó a ser el doble de grande que el de Hamburgo, sólo encontrará barcos de recreo para hacer cruceros por el río y antiguos barcos utilizados hoy como hoteles o restaurantes.

rolando de bremen

ayuntamiento bremen

Principales lugares turísticos de Bremen

Entre los encantos dignos de ser visitados que el turista puede encontrar al llegar a Bremen podemos destacar los siguientes:

  • Plaza del Mercado o Markplatz. En esta plaza de casi 3.500 metros cuadrados de superficie se hallan ubicados dos de los grandes monumentos de la ciudad: el Ayuntamiento y la estatua de Rolando.
  • Ayuntamiento. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y edificado entre 1405 y 1410, el edificio del Ayuntamiento de Bremen es uno de los más importantes ejemplos de arquitectura gótica en Europa. En la actualidad, este edificio es la sede del Senado, del presidente del Senado y del alcalde de la ciudad de Bremen. Dentro del Ayuntamiento de Bremen, justo al lado de sus cimientos, puede visitarse una de las más bellas bodegas alemanas. En un gran vestíbulo decorado con suntuosos barriles y amplias columnas pueden contemplarse 650 tipos de vino alemán y algunos productos de gastronomía.
  • Rolando de Bremen. Esta gigantesca estatua (mide 5,47 metros de altura) que se alza ante al Ayuntamiento de Bremen representa a sirve para simbolizar la independencia de la que gozaban las ciudades que pertenecían a la Liga Hanseática, de la que Bremen formaba parte. La Liga Hanseática era una asociación de ciudades europeas que, con intereses comerciales comunes, decidieron unirse entre ellas a partir del siglo XII. Para muchos historiadores, la Liga Hanseática puede ser entendida como uno de los antecedentes históricos de lo que ha sido, finalmente, la Unión Europea.
  • Los músicos de Bremen. Esta escultura de bronce, de la que ya hemos hablado al inicio de este artículo y que se haya ubica en una esquina junto a la fachada oeste del Ayuntamiento de Bremen, fue creada en 1951 por el artista Gerhard Marcks para una exposición y comprada dos años después por el ayuntamiento de la ciudad.
  • Catedral de San Pedro. Una de los grandes atractivos de Bremen es su catedral. Para empezar, la catedral de San Pedro de Bremen es uno de los pocos edificios históricos originales que pueden encontrarse en Alemania. No en vano, el país entero fue literalmente arrasado durante la Segunda Guerra Mundial. Los bombardeos de las tropas aliadas arrasaron múltiples monumentos y, a pesar de ello, la catedral de San Pedro de Bremen consiguió librarse de ellos. Que ningún visitante espere encontrar en la catedral de Bremen la exuberancia escultórica que puede encontrarse en otros lugares de la Cristiandad. Al pertenecer al rito luterano, la catedral de Bremen es muy austera.
  • Barrio de Schnoor. Éste es el barrio más antiguo de Bremen. En este antiguo barrio de pescadores puede contemplarse un bello rosario de casitas que, con tejados picudos y flores colgando de sus fachadas, datan en su mayoría de los siglos XVI, XVII y XVIII, aunque la más antigua data del siglo XV. En el barrio de Schnoor, el turista que acuda a Bremen también podrá encontrar un nutrido catálogo de restaurantes típicos y tiendas de artesanía y souvenirs.
  • Das Viertel. Éste es el nombre del barrio más alternativo y cosmopolita de Bremen. Durante los años setenta, muchos estudiantes y artistas encontraron en esta zona un lugar en el que vivir. Adecentando las calles y rehabilitando sus pisos, convirtieron un barrio decrépito en un barrio con una intensa vida cultural. Aquí pueden encontrarse cafés encantadores, paredes pintadas con maravillosos grafitis, mercadillos, boutiques de segunda mano y, lógicamente, locales musicales en los que disfrutar de las noches de Bremen.

musicos de bremen

das viertel bremen

Mittenwald: el pueblo de los mil violines
ANTERIOR
Audi presenta su prototipo eléctrico superdeportivo
SIGUIENTE

enviar comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *