Berliner Dom

La catedral de Berlín

La Berliner Dom o catedral de Berlín es, sin duda, uno de los lugares de inevitable visita de la capital alemana. Tanto por su exuberante decoración interior como por su imponente arquitectura, la catedral de Berlín es uno de los grandes monumentos alemanes.

El origen de la actual Berliner Dom hay que buscarlo en el siglo XV. Donde ahora se encuentra ubicada la catedral de Berlín se hallaba una catedral barroca que formaba parte de las instalaciones del Palacio Real de Berlín y que, construida por el arquitecto Johann Boumann, fue culminada en 1747. Apenas cincuenta años después, en 1822, el arquitecto berlinés Karl Friedrich Schinkel la remodeló y le dio un aire neoclásico.

La antigua catedral de Berlín fue mandada derruir por el káiser Guillermo II en 1894. En su lugar se levantó la actual, diseñada por Julius Raschdorff, que la imaginó y creó en estilo del Alto Renacimiento con detalles barrocos a fines del siglo XIX y principios del XX. Con esta catedral, Guillermo II quería dar la réplica protestante a la católica San Pedro del Vaticano y a la anglicana San Pablo de Londres.

Finalmente, la Berliner Dom se inauguró en 1905. Los bombardeos aliados durante la Segunda Guerra Mundial, en especial durante los últimos meses, dejaron el templo berlinés seriamente dañado. Finalizada la contienda, habrían de pasar tres décadas para que, en 1975, se iniciara su remodelación. Las tareas de reconstrucción de la catedral no finalizaron hasta 1993, cuatro años después de la reunificación alemana.

Características arquitectónicas

Quien contempla la catedral de Berlín desde el exterior contempla una cúpula monumental flanqueada por cuatro torres. Dicha cúpula la corona una linterna con cruz dorada. Esta cruz fue colocada en 2008, pues la anterior estaba deteriorada y fue llevada a uno de los cementerios de la catedral. La fachada de la catedral mide aproximadamente 114 metros de largo y el edificio tiene una anchura de 73 metros y una altura de 116.

La fachada de la catedral de Berlín se asoma al jardín Lustgarden y al Palacio Real de Berlín.

En el interior de la catedral, el visitante puede encontrar una exuberante y suntuosa mezcla de estilos que se reflejan en tanto en sus mosaicos como en las estatuas que decoran el templo. Esa exuberancia, tan propia de finales del siglo XIX, es uno de los distintivos estilísticos de la Berliner Dom.

interior de la Berliner Dom

Entre todas las piezas y obras que atesora la catedral de Berlín destacan tanto el altar, realizado en mármol por el escultor Stüler, como la pila bautismal, realizada por Christian Daniel Rauch. Otra de las joyas de este templo berlinés es el cuadro de Carl Begas Derramamiento del Espíritu Santo. El órgano de la catedral de Berlín, por su parte, posee más de 7.000 tubos de viento. Quien desee visitar este templo berlinés y ame la música, puede hacer coincidir el momento de su visita con los conciertos de órgano que, diariamente, se programan en la catedral.

órgano de la Berliner Dom

En su museo, la catedral berlinesa exhibe bocetos y dibujos que hacen referencia a sus orígenes. Gracias a dichos bocetos, el visitante puede hacerse una idea muy aproximada de cómo podía ser el templo en sus orígenes.

Quien visite la catedral de Berlín no puede perderse visitar el panteón de los Hohenzollern, la familia real de esta zona de Alemania durante los siglos XI y XII. Ubicado bajo las galerías de la sala superior del templo, el panteón reúne casi 100 sarcófagos que abarcan casi cinco siglos de la historia de Alemania. Entre todos ellos, destacan especialmente los que Andreas Schlüte diseñó para Federico I y la reina Sofía Carlota. El visitante no debe esperar, sin embargo, encontrar en este panteón el sarcófago del káiser que mandó realizar el templo actual, pues Guillermo II murió en el exilio y sus restos reposan en Holanda.

Finalmente, el turista que visite la catedral de Berlín puede plantearse la posibilidad de subir los 270 escalones llevan hasta la cúpula, desde la que pueden contemplarse unas vistas panorámicas ciertamente espectaculares de la capital alemana. Ubicada dentro de la Isla de los museos, la cúpula de la catedral de Berlín es un lugar ideal desde el que contemplar una inigualable vista de la Alexander Platz.

vista nocturna de la catedral de Berlín

Para llegar a la catedral de Berlín se pueden tomar las líneas de metro S5, S7 y S75 hasta Alexander Platz o hasta Hackescher Markt, así como las líneas del U-Bahn U2, U5 y U8, así como los autobuses 100, 200, EV, M5, M48, N5, TXL y los tranvías RB14, RE1, RE2, RE5 y RE7.

Vistal frontal del BMW M5 Edición 35 Aniversario
BMW celebra el 35 Aniversario del M5 con un modelo especial
ANTERIOR
Opel y Segunda Guerra Mundial
Opel durante el régimen nazi y la Segunda Guerra Mundial
SIGUIENTE

enviar comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *