Una capital como Berlín tiene, sin duda, un amplio abanico de lugares que visitar. En este blog ya hemos dedicado algún que otro artículo a algunos de ellos. Hemos hablado, por ejemplo, de la Puerta de Bradenburgo y de la catedral. Hoy nos toca centrar nuestra mirada viajera en uno de esos lugares de inevitable visita cuando se viaja a Berlín: la Isla de los Museos o Museumsinsel.

La Isla de los Museos de Berlín es, como su propio nombre indica, una isla ubicada en el río Esprea o Spree y en la que encontramos cinco museos, todos ellos considerados algunos de los más importantes de la capital alemana. No en vano, en 1999 la UNESCO declaró todo este conjunto de museos Patrimonio de la Humanidad.

El origen de la Isla de los Museos hay que buscarlo en la imaginación de uno de los grandes monarcas prusianos, el rey Federico Guillermo IV. Fue este monarca prusiano quien tuvo la idea de crear un barrio que estuviera dedicado al arte y a la ciencia. Fue en ese lugar donde, a lo largo de los años, se fueron construyendo los museos que hoy le dan nombre a la isla y que estaban destinados a acercar el arte al gran público.

Museo Antiguo o Altes Museum

Con la finalidad anteriormente indicada de acercar el conocimiento al “pueblo” fue creado el primer museo de la Museumsinsel, el Museo Antiguo. Inaugurado en 1830, en este museo berlinés encontramos colecciones artísticas e históricas de gran importancia y que fueron expuestas por vez primera al público entre sus muros.

El Museo Antiguo es fruto del ambiente cultural propio de los tiempos de la Ilustración. Reflejo de los ideales educativos de aquellos años, esta joya fue diseñada por el arquitecto alemán Karl Friedich Schinkel, que la dotó de una llamativa fachada de inspiración neoclásica con una larga fila de columnas.

En su interior, este espléndido museo alberga muestras artísticas (cuadros, esculturas, etc.) de la antigüedad clásica, así como una magnífica colección de arte etrusco.

Isla de los Museos

Museo Nuevo: Nefertiti en la Isla de los Museos

El Museo Nuevo, otra de las joyas de la Isla de los Museos, se encuentra ubicado detrás del Museo Antiguo, y fue diseñado y construido por August Stüler, un discípulo de Schinkel. Este museo quedó prácticamente destruido tras durante la Segunda Guerra Mundial. De él solo quedaron en pie algunos de los muros exteriores.

En 2009 se realizó una reedificación del mismo que procuró ser muy respetuosa con el pasado. De hecho, se conservaron los restos del antiguo edificio y se respetó completamente la estructura del mismo.

El coste de la reforma del edificio rondó los 300 millones de euros y el arquitecto encargado de la reforma y reedificación de este edificio fue David Chipperfield.

En este museo, el viajero encontrará auténticas joyas artísticas procedentes del Museo Egipcio, de la Colección de Papiros, del Museo de la Prehistoria y la Protohistoria, y una excelente colección antigüedades. Sin duda, la joya del Neues Museum es el archiconocido Busto de Nefertiti.

Museosimsel

Antigua Galería Nacional

La Acrópolis de Atenas sirvió de inspiración a Fiedrich August Stüler para construir este edificio. Edificado entre 1867 y 1876, este museo muestra obras del Clasicismo, del Romanticismo, del estilo literario, artístico y, especialmente, ornamental denominado Biedermeier y que se desarrolló entre 1814 y 1848, así como del Impresionismo o del arte contemporáneo temprano.

Quien visite la Antigua Galería Nacional de Berlín podrá contemplar en ella obras de autores como Monet, Manet, Renoir, Lierbermann, Corinth, Menzel o Blechen, así como una famosa escultura, la de las infantas Luisas y Federica de Prusia. Esta escultura, conocida como el Prinzessinnengruppe, es obra del escultor berlinés Johann Gottfried Schadow y está considerada, por muchos críticos de arte, la más bella escultura del arte prusiano.

El Museo Bode: monedas en la Isla de los Museos

Ubicado en la parte norte de la Isla de los Museos, el Museo Bode ue remodelado en 2005. En el interior de este edificio, especialmente reconocible por su cúpula de color marrón cobrizo, podemos encontrar una extensa colección de esculturas que datan desde el Imperio Bizantino hasta el siglo XVIII.

En este museo se pueden contemplar también algunos de los tesoros del Museo Bizantino, así como de la Colección de Numismática.

Museo de Pérgamo

Museo de Pérgamo

Este museo es el más visitado de todo Berlín. Dividido en tres alas y tres partes (la Colección de Antigüedades, el Museo de Arte Islámico y el Museo de Oriente Medio), el proyecto de remodelación de este complejo de la Isla de los Museos de Berlín prevé que en 2025 se le integre una nueva ala.

En el Museo de Pérgamo se pueden contemplar una serie de edificios a tamaño natural y que han sido reconstruidos a partir de fragmentos y partes de ellos tomadas de las excavaciones originarias.

¿Qué joyas arquitectónicas de la Antigüedad son las que pueden contemplarse en este rincón de la Isla de los Museos? Entre ellas, el altar de Pérgamo, la Puerta de Ishtar de Babilonia, la puerta del mercado romano de Mileto o la columnata procesional del faraón Sahure, entre muchas otras.