La catedral de Colonia

Si hay un templo alemán digno de figurar en todas las guías turísticas, ése es el de la Catedral de Colonia. Por eso, sin duda, es el monumento más visitado de Alemania. Ubicada a orillas del Rin, esta fastuosa catedral gótica es la más grande en su estilo en el norte de Europa. Poderla contemplar es, en gran medida, resultado de un afortunado azar: estando ubicada en la cuarta ciudad más poblada de Alemania, la Catedral de Colonia fue bombardeada hasta en 14 ocasiones durante la Segunda Guerra Mundial. A pesar de ello, la estructura del templo resultó indemne. Eso sí: los intensos bombardeos destruyeron muchos vitrales y dañaron, aunque no irreparablemente, la base de la torre izquierda.

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1996, la Catedral de Colonia empezó a construirse en 1248 (el 15 de agosto, festividad de la Virgen María, se colocó su primera piedra) y no fue finalizada hasta 632 años después, en 1880. ¿Por qué se tardó tanto en construir esta joya del gótico? Principalmente, por falta de fondos (en 1510 se interrumpió la construcción de la misma) y, en algunas fases, por falta de interés durante muchas décadas. De hecho, tuvo que llegar el Romanticismo (tan importante en Alemania) y su interés por el pasado y, en especial, por la Edad Media, para que la Catedral de Colonia volviera a convertirse en un anhelo de la ciudad alemana en particular y de toda Alemania, con su emperador a la cabeza, en general.

En 1842, Federico Guillermo IV de Prusia colocó la primera piedra de construcción de la obra. El florón cruciforme de la torre meridional, última piedra de la catedral, fue colocado, finalmente, en 1880, en una ceremonia presidida por el kaiser Guillermo I.

dibujo de la catedral de Colonia

Con una longitud de 144 m y un ancho de 86, la Catedral de Colonia tiene una altura de casi 158 metros y ocupa un área de casi ocho mil metros cuadrados. Las medidas, sin duda, son excepcionales, pero lo que convierte a la Catedral de Colonia en un monumento de inevitable visita si se está en Alemania y existe la posibilidad de desplazarse a Colonia, es la bella armonía del conjunto y la estilizada figura de sus torres. Éstas, albergan en su interior once campanas, cuatro de ellas de la época medieval.

La Catedral de Colonia consta de cinco naves. La central, alta y estrecha, confiere al templo un carácter único y le proporciona una fuerte sensación de verticalidad. Quien visita su parte exterior puede verse sorprendido por la gran presencia de contrafuertes, arbotantes y pináculos. Las elevadas agujas caladas que se contemplan en el exterior, al igual que la existencia de cinco naves, son detalles arquitectónicos de inspiración francesa.

Entre las reliquias religiosas que atesora la Catedral de Colonia existe un relicario que, según afirma la tradición, contienen los restos mortales de los tres Reyes Magos. Según dicha tradición, los restos mortales de los Magos fueron entregado a la Iglesia de Colonia, en 1164, por Federico I de Hohenstaufen (conocido popularmente como Barbarroja), emperador del Sacro Imperio Romano Germánico tras haber conquistado Milán. Para honrar los huesos de los tres Reyes Magos, se encargó la construcción del valioso relicario que las contiene a Nicolás de Verdun, un famoso orfebre de la época. Dicho relicario se guardó en una iglesia de 95 metros de longitud y dos coros que, consagrada en el año 870, fue el antecedente directo de la Catedral de Colonia. La presencia de dichas reliquias hizo de este templo un importante centro de peregrinación, motivo que justificó el deseo de construir un nuevo edificio, más acorde a tan insignes reliquias.

relicario de los Reyes Magos de la Catedral de Colonia

En la actualidad, la Catedral de Colonia está sometida a un proceso constante de reparación. La contaminación atmosférica, al igual que las múltiples palomas presentes en la ciudad alemana, afectan especialmente a uno de los tres tipos de piedras con las que está realizada la catedral.

Quien visita la Catedral de Colonia puede hacerlo de manera gratuita y siempre que no se esté celebrando algún tipo de ceremonia religiosa. Sólo quien decida visitar la Cámara del Tesoro de la Catedral o ascender a una de sus torres deberá pagar una entrada. Quien realice esta segunda visita podrá disfrutar no solo de unas espectaculares vistas de la ciudad, sino también de la contemplación de múltiples detalles arquitectónicos de la catedral. Eso sí: contemplar de cerca tanto las agujas como las esculturas de las torres, así como poder ver la parte superior de las naves, solo será posible tras ascender 553 peldaños, muchos de ellos ubicados dentro de una estrecha escalera de caracol.

Volkswagen ID.3: un coche eléctrico revolucionario para el 2020
ANTERIOR
BMW 1500
BMW 1500: el coche que salvó a una marca
SIGUIENTE

enviar comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *