Si hubo un coche al que los ‘street racers’ alemanes adoraron con locura ese coche es el Opel Manta, un vehículo que Opel montó sobre la plataforma del Ascona y que buscaba satisfacer a aquel sector del mercado automovilístico que buscaba un vehículo que combinara el nervio de un coche deportivo con todas las virtudes a nivel práctico de una berlina.

De morro largo y trasera corta, con cuatro plazas y tracción trasera, el Opel Manta fue creado para competir directamente con el Ford Capri. Para hacerlo más asequible a los jóvenes, la marca alemana buscó compartir piezas con otros modelos.

Uno de los grandes éxitos de este coche de Opel fue la limpieza de sus líneas. Según se cuenta, el máximo responsable de diseño exterior del vehículo visitó al oceanógrafo Jacques Costeau para que le explicara por qué las mantas eran tan aerodinámicas. En base a las explicaciones del famoso oceanógrafo francés, el equipo de ingenieros y diseñadores de Opel crearon el Opel Manta.

Opel Manta A

Primera generación de Opel Manta

Fue en 1970, un año después de presentarlo, cuando Opel lanzó al mercado este coupé que, estilística y frontalmente, destacaba por su doble faro delantero. Los compradores del Opel Manta A pudieron elegir entre tres tipos de motor: el 1,2; el 1,6 y el 1,9 litros. Este último modelo llegaba a desarrollar una potencia de 105 CV y a alcanzar una velocidad de 169 km/h.

Esta primera versión del Manta salió al mercado con varios acabados. Entre ellos, el más elegante era el del Luxus. El SR y el potente GT/E fueron otros de los acabados más aplaudidos del Manta A. Sobre la base de este último Opel lanzó una edición especial de solo 500 unidades: la del Black Magic. Entre otras peculiaridades, esta versión destacaba por la tonalidad negra de su pintura y por sus llamativas franjas en color rojo y amarillo.

Opel fabricó un total de 498.553 unidades del Opel Manta A y le bastó un año para vender en Alemania más de 56.000 unidades.

Opel Manta B

1975 fue el año en el que la marca alemana sacó a la luz la segunda generación del Opel Manta. Más allá de los cambios de cubicaje del Opel Manta B respecto al Opel Manta A (el motor 1,9 de la primera generación se convirtió en uno de los litros que lograba alcanzar los 1912 km/h), las diferencias entre las dos generaciones fueron mayoritariamente estilísticas: las líneas de la segunda entrega de este famoso modelo de la marca germana eran una líneas mucho más agresivas. Con su nueva generación, Opel intentaba transmitir un mayor aire deportivo. Y, ciertamente, lo conseguía.

Opel Manta segunda generaciónAl igual que había sucedido con la primera generación, el nuevo modelo se comercializó con distintos acabados. El número de acabados del Opel Manta B era el mismo que el del A. Tan solo se incluiría una nueva versión, la CC, que se caracterizaba por tener tres puertas, 1978. Esta nueva versión fue diseñada para intentar aumentar la capacidad del maletero y facilitar el acceso a él. En este caso, se podía acceder a él a través de un portón que llegaba hasta la línea del techo.

Si hay un coche Opel que puede presumir de haber permanecido durante más tiempo en el mercado ese coche es el Manta B. Presentado en 1975, se estuvo fabricando hasta 1988. De él llegaron a producirse 557.940 unidades.

Opel Manta B2 CC GSi

El B2 sería la última y definitiva versión del Opel Manta. A esta versión se incorporaron dos nuevas mecánicas de 1,3 y 1,8 litros de capacidad. La nueva y espectacular versión, introducida en el mercado en 1982, hacía gala de una mejor aerodinámica gracias a su llamativo alerón trasero y presentaba innovaciones de diseño como sus faldones laterales o su nueva rejilla central. Ésta presentaba cuatro aberturas que facilitaban la entrada de aire.

De entre todas las versiones del Opel Manta B2 CC hay que destacar el modelo GSi. El motor de este modelo desarrollaba una potencia de 110 CV y poseía el mismo bloque que el GT/E. Lanzado al mercado en 1984, fue el único acabado que Opel fabricó del Manta entre 1986 y 1988.

1988 fue el año en el que Opel dejó de fabricar el Opel Manta. Para satisfacer a ese nicho de clientes que buscaban un coche que, sin dejar de aportar las comodidades de una berlina y sus prestaciones, tuviera un aire deportivo, el equipo de ingenieros de Opel fabricó el Calibra.

Opel Manta de ralliesAlgunas ediciones especiales

Del Opel Manta B llegaron hacerse un puñado de versiones especiales. Si tenemos que destacar algunas de ellas, podemos destacar las conocidas como i200, i240, i300 y 400, firmadas por el preparador Irmscher.

El Opel Manta 400, presentado en 1981 en el Salón del Automóvil de Ginebra, tenía un motor de cuatro cilindros de 2.4 litros, cuatro válvulas y 144 CV. Pilotado por Guy Colsoul y Alain Lopes, un modelo de este coche ganó el Rally París-Dakar en 1984 en la categoría de vehículos sin tracción a las cuatro ruedas. En la clasificación general lograron el cuarto puesto.

El Opel Manta, al igual que el Opel Corsa o el Opel Kadett, de los que ya hemos hablado en este blog, figura sin duda con todo merecimiento entre los coches históricos de la marca alemana. No en vano, de los Mantas A y B llegaron a venderse más de un millón de unidades.