Opel Kadett: sesenta años siendo un superventas

Si hay un automóvil emblemático en la historia de la marca Opel, ése es el Ope Kadett. Ochenta años de historia avalan a un modelo que vio la luz en un época convulsa, en 1936, a las puertas del estallido de Segunda Guerra Mundial, y que, tras numerosos cambios y evoluciones, se vendió por última vez en 1991.

El Opel Kadett es, por excelencia, el superventas de Opel. Y lo es desde su mismo nacimiento. No en vano, el primer Kadett era un coche excelente por diversos motivos. Mecánicamente era un buen coche. Su estética también sirvió, en gran medida, para ganarse el afecto del mercado. Así, la buena relación calidad-precio hizo que el Opel Kadett se convirtiera en todo un éxito de ventas. Llegado el año 1941, y cuando la fabricación de este modelo tuvo que interrumpirse por motivos bélicos, Opel había producido ya 107.000 unidades de este modelo.

El primer modelo del Opel Kadett tenía un motor de 1.074 cc de cuatro cilindros, tomado del Opel P 4, y alcanzaba una velocidad de 100 km/h. Con cuatro plazas, este modelo resultó de la evolución del Opel Olympia. De formas armoniosas y con faros integrados, tenía suspensión diferenciada en la parte delantera y la trasera. La delantera era una suspensión independiente y la trasera, de ballesta.

Opel Kadett A y B

Tal y como hemos indicado anteriormente, el Opel Kadett dejó de fabricarse en 1941 con motivo de la Segunda Guerra Mundial. Finalizada ésta, y aunque pueda parecer extraño, Opel no reinició de inmediato la fabricación de un modelo que tantos éxitos le había proporcionado. De hecho, debieron transcurrir alrededor de dos décadas para que Opel se lanzara de nuevo a la producción del Kadett.

Fue en 1962 cuando el Opel Kadett A vio la luz. En esta ocasión, Opel intentó satisfacer a diversos sectores del mercado lanzando diferentes versiones del Kadett A. Esto, y la calidad del nuevo vehículo, volvió a proporcionar a Opel grandes números de ventas. Los bajos costes de mantenimiento, su gran maletero la comodidad de su amplio habitáculo para cuatro pasajeros fueron las virtudes principales de este modelo.

El Opel Kadett A lucía unas grandes ventanillas que permitían a sus ocupantes gozar de una excelente visibilidad. Por otro lado, la forma alargada del vehículo se veía reforzada por la línea cromada que la recorría y le daba un aire más estilizado. Los faros, a su vez, se veían remarcados por el paragolpes delantero. Este modelo del Kadett, dotado de un motor 1.0 OHV de tres apoyos, con 40 CV y 48 CV, se estuvo fabricando hasta 1965. Bastaron tres años para que Opel consiguiera vender más de 600.000 unidades del Kadett A.

Un año después de que dejara de fabricarse el Opel Kadett A, en 1966, la marca alemana lanzó al mercado el Kadett B. Inspirado en los vehículos americanos, este nuevo modelo era más largo que el anterior. Con sus más de cuatro metros de longitud, su motor de cuatro cilindros y sus 45 CV, el Opel Kadett B, que se estuvo fabricando hasta el 1973, fue un auténtico éxito de ventas. Las cifras hablan por sí solas: con una cuota de exportación que llegó al 50%, fueron más de 2,6 millones de unidades las que llegaron a venderse de esta generación del Kadett.

Del Kadett B, Opel lanzó al mercado la berlina (con dos y cuatro puertas), el modelo familiar, dos coupés y, finalmente, el modelo deportivo, el Opel Kadett GT, del que llegaron a venderse más de 100.000 unidades.

Opel Kadett C, D y E

Esta variedad de modelos dentro de una misma generación que caracterizó al Opel Kadett B sirvió de punto de partida para una nueva gama que tendría muchas caras. Estamos hablando de la generación del Opel Kadett C. Esta nueva generación venía equipada con un motor de inyección de 1.9 litros que, con 105 CV, permitía al Kadett, que pesaba alrededor de 900 kg, alcanzar una velocidad máxima de 185 km/h.

El Opel Kadett C se estuvo fabricando durante cinco años. A finales de 1979, Opel empezó a comercializar una nueva generación de Kadett, la del Kadett D, el primer Opel con tracción delantera. Más corto que su antecesor, ofrecía al mismo tiempo, gracias a su diseño, un excelente espacio a sus ocupantes. Al lanzar el Kadett D, Opel decide suprimir las versiones coupés y centra todos sus esfuerzos en diseñar y fabricar dos tipos de carrocerías: la Hatchback y la Carvan. En cierto modo, según apuntan muchos analistas, al eliminar las versiones coupés lo que Opel estaba haciendo es, de alguna manera, anticipar el fin del Kadett.

Antes de que llegara ese fin y el Kadett dejara paso, dentro de la exitosa historia de Opel, al Astra, la marca alemana fabricaría a partir de 1984 la quinta generación del Opel Kadett, el Kadett E, un vehículo de maravilló por su aerodinámica y una de cuyas versiones, el Opel Kadett E GSI 16v, forma parte de la historia de los modelos deportivos. Con un motor 2.0, este icono de la automoción desarrollaba una potencia de 156 CV. El Opel Kadett E fue nombrado “Car of the Year” el año de su lanzamiento. Cuando el Kadett D dejó de fabricarse, en 1991, se habían vendido 3.779.289 unidades de sus diferentes versiones.

El siguiente modelo que Opel lanzó al mercado ya sería el Opel Astra F, que heredó el nombre de Astra de los modelos ya existentes en el Reino Unido y la F de la correlación de letras del abecedario que se había mantenido durante los sesenta exitosos años de fabricación del Kadett. Para muchos autores, la historia del Kadett y del Astra es una historia compartida. Nosotros hemos querido dedicar este artículo en exclusiva al Opel Kadett. En otra ocasión centraremos nuestra mirada en la historia del Astra.

Los mejores mercados navideños de Alemania
ANTERIOR
automóvil volador de Porsche
Porsche se suma al sueño de fabricar un coche volador
SIGUIENTE

enviar comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *