SUV descapotable de Volkswagen

Sale al mercado el Volkswagen T-Roc Cabrio

La versión descapotable del Volkswagen T-Roc ya está en el mercado. Con cuatro plazas en lugar de cinco como poseen el resto de versiones del T-Roc, el Cabrio ve la luz con el objetivo de ocupar el espacio que en su momento tuvieron el Volkswagen Golf Cabrio y el Beetle Cabrio. Fabricado en Osnabrück, el nuevo SUV descapotable de Volkswagen posee, entre otras, las siguientes características:

  • Plazas traseras razonablemente amplias.
  • Respaldos con una inclinación que permite viajar de una manera cómoda.
  • Espacio suficiente entre la cabeza y la capota cuando ésta está puesta y el pasajero mide hasta 190 cm de altura.
  • Capota de lona que se acciona eléctricamente. El plegado de la capota se efectúa de una manera rápida pero por encima de los 30 km/h no se puede activar. Según Volkswagen, la capota está especialmente diseñada para evitar que, al circular por carretera, ésta pueda hincharse, lo que beneficia la aerodinámica de este modelo y, por tanto, reduce el consumo aumentando el confort acústico.
  • No lleva calefacción en el volante pero sí en los asientos.
  • Los reposacabezas traseros llevan unos arcos de protección que, cuando la centralita detecta riesgo de vuelco, se activan y elevan de manera automática.
  • Posee un maletero con una capacidad de 284 litros (161 litros menos que las otras versiones del T-Roc).

El T-Roc Cabrio tiene un equipamiento disponible similar al de las versiones cerradas de este SUV. En él caben destacar el equipamiento de mantenimiento en el carril, el asistente de frenada de emergencia y el cuadro de instrumentos de pantalla (Volkswagen Digital Cockpit).

Quien desee adquirir el Volkswagen T-Roc Cabrio podrá elegir, de momento, entre dos motorizaciones (ambas de gasolina y ambas sobrealimentadas mediante turbocompresor):

  • Motor de tres cilindros y un litro de cilindrada. Esta motorización desarrolla una potencia de 116 CV y solo ofrece cambio de marchas manual.
  • Motor de cuatro cilindros, litro y medio de cilindrada y una potencia de 150 CV. Con esta versión, Volkswagen ofrece la posibilidad de elegir un vehículo con cambio de marchas manual o uno automático.

Con tracción en las ruedas delanteras, la gama del T-Roc Cabrio está estructurada en dos niveles, el Style y el R-Line. Cada uno de estos niveles ofrece un equipamiento diferente. El R-Line, más caro que el Style, ofrece asientos deportivos, faros antiniebla, una suspensión más firme y los paquetes R-Line tanto en el interior como en el exterior.

Con el T-Roc Cabrio, Volkswagen amplía la oferta de versiones de un vehículo que, lanzado al mercado en 2018, aparecía como un coche con aspecto de todoterreno y que, de alguna manera, parecía estar a medio camino entre el Tiguan y el Golf.

Las primeras versiones del T-Roc

Con 4,23 metros de largo, 1,82 de ancho y 1,57 de alto, el T-Roc veía la luz ofreciendo 445 litros de capacidad en su maletero y varias motorizaciones. Dichas motorizaciones eran las siguientes:

  • Motor de gasolina 1.0 TSI, con 115 CV
  • Motor de gasolina 1.5 TSI EVO, con 150 CV
  • Motor de gasolina 2.0 TSI, con 190 CV
  • Motor de gasóleo 2.0 TDI, con 150 CV

Todos estos modelos, excepto el 1.0 TSI, que se ofrecía única y exclusivamente con caja de cambios manual, podían adquirirse en dos versiones: con caja de cambios manual de seis velocidades o con caja automática de doble embrague y 7 marchas.

Las versiones con motor 2.0 TSI y 2.0 TDI ofrecían también la posibilidad de escoger el acabado Sport o la tracción total 4Motion de Volkswagen.

En cuanto a los acabados, el Volkswagen T-Roc salió al mercado con cuatro acabados diferentes: Edition, Advance, Advance Style y Sport. El Edition era el que menos elementos relacionados directamente con el confort, la tecnología o la seguridad ofrecía. El Sport, el que más. Aún así, la versión Edition incorporaba, de serie, elementos muy interesantes como pueden ser el mantenimiento de carril, el aire acondicionado Climatic o la radio Composition Media.

En el momento de su lanzamiento, la crítica especializada destacó que una de las mayores virtudes del T-Roc era el nivel de seguridad que ofrecía a sus ocupantes.

El Escarabajo: un clásico entre los clásicos
ANTERIOR
El Palacio de Nymphenburg
SIGUIENTE

enviar comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *