La historia del Porsche 911 – Capítulo 3: el 964

Las grandes marcas saben adaptarse el devenir de los tiempos y saben evitar el anclarse en los caminos ya recorridos para buscar nuevos horizontes. En ese sentido, el comportamiento de Porsche es ejemplar. Los clientes de vehículos deportivos, pese al indudable encanto que siempre había tenido para ellos el Porsche 911, habían empezado, en cierto modo, a alejarse de la marca. Porsche reaccionó lanzando al mercado, en 1989, el Porsche 911 Carrera 4, un vehículo que tenía más del 80 % de componentes nuevos respecto a los anteriores modelos y que iba a sorprender al mundo automovilístico por sus revolucionarias innovaciones. Al Porsche 911 Carrera 4 se le llamó, en clave interna, 964. Y es así como, en más de una ocasión, lo nombraremos en este artículo.

Entre las innovaciones que presentaba el 964 hay que destacar la tracción integral permanente, una forma que tracción que se había experimentado en el Porsche 959. Este tipo de tracción actuaba un 69% en el eje trasero y un 31% en el delantero. Su motor, completamente nuevo, presentaba una cilindrada de 250 CV y tenía un cubicaje de 3.6.

El Porsche 911 Carrera 4 presentaba también algo muy novedoso en su capó trasero: un alerón retráctil que empezaba a actuar cuando el vehículo alcanzaba los 80 km/h y que dejaba de hacerlo cuando la velocidad del automóvil descendía de los 15 km/h. ¿La función de este alerón? Aparte de ayudar en la aerodinámica del 964, colaborar en la refrigeración del automóvil.

Otras de las innovaciones a destacar en el Porsche 911 Carrera 4 eran la dirección asistida y el sistema de frenado ABS. El 964 fue el primer modelo de Porsche 911 en incorporar ambas innovaciones tecnológicas. El diseño de la suspensión del vehículo, por su parte, era totalmente nuevo. En él ya no existían barras de torsión y sí muelles helicoidales y amortiguadores.

Otras de las características del 964 eran las siguientes:

  • Tenía motor de doble encendido.
  • Tenía una caja de cambios Triptronic de 5 velocidades.
  • Tenía los bajos carenados.
  • Tenía Airbag.
  • Los parachoques y las luces antiniebla estaban integradas en el automóvil para, así, mejorar su aerodinámica.
  • Tenía un nuevo sistema de climatización que mejoraba tanto la refrigeración como la calefacción.
  • La forma redondeada tanto de la parte delantera como de la trasera hacían que el modelo 964 fuera bastante más aerodinámico que el modelo G del Porsche 911.

porsche964 turbo

Del Porsche 911 Carrera 4 se elaboraron carrocerías Coupé, Cabriolet, Targa y con capota eléctrica. Con ello se conservó la estética que tradicionalmente había identificado al Porsche 911 desde su creación.

porsche 964 cabriolet

En 1990, Porsche añadió a la gama 964 la variante Carrera 2 con dos ruedas motrices traseras, y, dos años después, en 1992, una versión superligera del 964 Carrera RS con tracción trasera para el mercado europeo. Este modelo, con un vidrio más delgado tanto en las puertas como en la luneta trasera y unas ruedas hechas de magnesio, pesaba unos 155 kg menos que el modelo Carrera 2 que se había fabricado con vistas a ser vendido en el mercado estadounidense.

Posteriormente, y con una producción ultra-limitada, Porsche lanzó al mercado la versión Carrera 3.8 RS. Esta versión del modelo 964 tenía un cubicaje de 3.746 cc. y fue lanzado, también, al mercado europeo.

Los estadounidenses entusiastas del Porsche 911, sin embargo, ansiaban tener un modelo RS. Fue pensando en ellos como Porsche elaboró el RS America. Basado en el US Carrera 2, el Porsche 911 RS America presentaba un spoiler de cola de ballena, asientos deportivos cubiertos de tela, ruedas de 17 pulgadas y poseía el logo RS America. Para ahorrar peso a este modelo se eliminaron, entre otras cosas, la dirección asistida, los espejos retrovisores eléctricos y el techo solar. La marca, sin embargo, proporcionaba al cliente la posibilidad de solicitar, como extras para el RS America, el aire acondicionado, el techo corredizo y la radio. Para realizar los frenos, el motor y la caja de cambios del RS America, Porsche utilizó los prototipos usados en la fabricación del US Carrera 2.

El 964 ha sido, en la historia de Porsche, el último 911 que ha conservado la forma del Porsche 911 original.

El Porsche 917
ANTERIOR
Stuttgart: la ciudad menos estresante del mundo
SIGUIENTE

enviar comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *