porsche 993

Porsche 993: la cuarta generación del 911

La historia de Porsche ha sido siempre (lo vamos viendo en los diferentes artículos de nuestra web dedicados a la marca) la historia de una continua renovación. La apuesta comercial de Porsche, por otro lado, ha obligado siempre a esa continua renovación. Si en cualquier sector económico la falta de renovación sólo conduce a la obsolescencia y, por tanto, al fracaso empresarial, en el sector del automovilismo dicha falta de renovación es doblemente letal. Porsche, de hecho, ha tenido que superar a lo largo de su vida diversas situaciones críticas. Una de ellas tuvo lugar a mediados de los 90. La marca languidecía y para evitar una crisis de subsistencia lanzó al mercado la cuarta generación del mítico 911.

El nuevo Porsche 911, al que se llamó internamente Porsche 993 y que se fabricó entre octubre de 1993 y principios de 1998) sólo conservó de su anterior generación las puertas y la tapa del maletero. La plataforma, por su parte, era completamente nueva, y sobre ella se asentó una carrocería más aerodinámica caracterizada por poseer una mayor inclinación de los faros elipsoidales y por la forma redondeada de los parachoques. Estos parachoques, además, no sólo contribuían a mejorar el flujo de aire alrededor del vehículo sino que, además, permitían redirigir el flujo de ese aire para, con él, refrigerar algunas zonas del freno y el motor. El Porsche 993 incluía también un alerón trasero móvil de control electrónico. Gracias a dicho alerón, el vehículo conseguía un mayor poder de sustentación a grandes velocidades.

Porsche consiguió también imprimir un nuevo aire al interior de la nueva generación de vehículos. En cierto modo, el interior del Porsche 911 era lo que menos había evolucionado generación tras generación. En el caso del Porsche 993, Porsche optó por rediseñar asientos, salpicaderos, sistemas de refrigeración y volantes. Éstos, por vez primera, incluían el airbag de serie.

El motor de los vehículos de la cuarta generación del Porsche 911 disponía de nuevos pistones, cigüeñal y de materiales ligeros como el magnesio o el aluminio. Eso, unido a una nueva generación de gestión electrónica del motor, permitía al motor del Porsche 993 llegar a una potencia máxima de 272 CV. Esta cuarta generación del Porsche 911 fue la última en disponer de motores refrigerados por aire. La siguiente generación del 911 ya vendría equipada con motores refrigerados por agua.

Esta nueva generación del 911 permitía también que el futuro propietario de uno de los míticos deportivos pudiera elegir entre conducir un vehículo con una caja de cambios manual de seis velocidades o una automática de cuatro. En este último caso, se podía cambiar de marcha mediante el selector ubicado en la consola central o mediante dos pulsadores que estaban colocados en el volante.

El Porsche 993 incorporaba, también, nuevas suspensiones. Los cambios más radicales respecto a las generaciones anteriores del Porsche 911 se efectuaron en el tren trasero. Éstos incorporaron una configuración muy cercana a la que poseían los modelos de competición. Esto, unido al reposicionamiento de muelles y amortiguadores, permitía una más suave conducción y un mayor control sobre el eje trasero. A su vez, los frenos incorporaban la última evolución del sistema ABS diseñado por Bosch.

Modelos del Porsche 993

Entre los diferentes modelos de esta cuarta generación del Porsche 911 podemos destacar los siguientes:

  • El Posche 911 Carrera 3,6 Coupé. Éste fue el primer modelo de esta generación. Este vehículo podía acelerar de 0 a 100 km/h en 5,3 segundos gracias a su potencia máxima de 272 CV. La velocidad máxima que podía alcanzar este vehículo, que pesaba 1.370 kg, era de 267 km/h.
  • La versión Cabrio del modelo anterior. De este nuevo modelo no saldría, como en generaciones anteriores, una versión Targa, pero sí que se produjeron variantes de tracción total, el 911 Carrera 4 3,6 Coupé y el 911 Carrera 4 3,6 Cabrio.
  • 911 Turbo 3,6. Esta versión turboalimentada empezó a venderse en abril de 1995. Esta versión alcanzaba una potencia de 408 CV y una velocidad máxima de 290 km/h. Un vehículo de este tipo tardaba en pasar de 0 a 100 km/h sólo 4,3 segundos.
  • 911 GT2. Con el mismo motor de la versión turbo, el 911 GT2 estaba sobrealimentado por dos turbocompresores de la firma KKK. Esto, unido a la reprogramación electrónica, permitía a este modelo el alcanzar una potencia máxima de 430 CV.
  • 911 Carrera RS 3,8. Para aligerar de peso a esta variante del Porsche 993, los ingenieros de Porsche eliminaron en él los asientos traseros y el aislante acústico. Su alerón trasero no era retráctil, sino fijo y poseía unas aletas ligeramente sobredimensionadas. La potencia máxima de este modelo era de 300 CV y su velocidad máxima de 277 km/h.
  • 911 Carrera RS 3,8 Clubsport. Homologado en Europa para circular por carretera, su uso estuvo destinado casi exclusivamente a la circulación en circuito. Sin elevalunas eléctrico, sin aire acondicionado, sin enmoquetado interior y sin radio, a este modelo se le montaba un arco antivuelco soldado a la carrocería.

En agosto de 1995, Posche incorporó el sistema de admisión Variocam al propulsor de este último modelo y nuevas válvulas de admisión. Al incorporar estas novedades, los vehículos de las cuatro versiones (911 Carrera 3,6 Coupé y Cabrio y 911 Carrera 4 3,6 Coupé y Cabrio) ganaron en potencia y en velocidad máxima.

Otra variantes del Porsche 993 que Porsche lanzó al mercado fueron el 911 Carrera 4 S 3,6, el 911 Targa 3,6, el 911 Carrera S 3,6 de propulsión y el 911 Turbo S 3,6, que sería el máximo exponente de esta última generación que poseía un motor bóxer refrigerado por aire.

Lugares que visitar en Frankfurt
ANTERIOR
híbrido de mercedes
Mercedes lanza el primer híbrido que combina electricidad e hidrógeno
SIGUIENTE

enviar comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *